Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E.)

General

Cómo acabará la crisis de deuda

17 agosto, 2011

La zona euro está en crisis. El nivel de deuda soberana de los países periféricos (o incluso Francia) necesita medidas de actuación inmediatas y es posible que dentro de poco se anuncien nuevas formas de reestructuración de la deuda o el establecimiento de medidas fiscales más estrictas dentro de la eurozona.

Si se opta por la reestructuración, en el caso de Grecia, uno de los países más afectados por esta crisis junto con Portugal e Irlanda, el impacto recaería fundamentalmente sobre los bancos, acreedores clave de la periferia de la eurozona.

El volumen de bonos emitidos por Grecia, Irlanda y Portugal, se ha reducido considerablemente en mayo de 2011, sin embargo, la deuda del sector privado sigue siendo importante. En el caso de una deuda roll over, la mayoría de los países se verían obligados a someter sus gastos públicos a fuertes recortes para los siguientes años, obteniendo como consecuencia, un crecimiento económico más lento.

¿Qué es el roll over de deuda? Es un proceso de un continuo refinanciamiento de deuda. Ante la imposibilidad de atender al calendario de pagos pactado de una deuda, el deudor realiza nuevas emisiones de deuda con el único propósito de cancelar los vencimientos más próximos. Es, en definitiva, una espiral en la que la bola de nieve aumenta de tamaño progresivamente y que no se puede mantener indefinidamente.

Cualquier debacle en estos países periféricos puede tener efecto también en el resto de la eurozona. Por ejemplo, Europa Central y Oriental pueden ver cómo la demanda de exportación se reduce, lo que repercute también y de forma directa, sobre la recuperación económica. La disponibilidad de crédito también puede volver a verse afectada, al igual que los préstamos con un movimiento rápido de divisas.

Mirada retrospectiva. La crisis después de un año

Hace más de un año, la confusión se apoderaba del mercado europeo por la crisis mundial llegada también a la eurozona. Esta crisis hizo más vulnerables a Portugal, Irlanda, España y Grecia (los llamados PIIGS).

A pesar del rescate de la Unión Europea a Grecia y Portugal, el temor ante estos mercados no ha cesado, lo que ha desencadenado tanto una crisis de liquidez a corto plazo así como una debilidad de los mecanismos estructurales: exportaciones débiles, incapacidad para devaluar la moneda por ser miembros de la eurozona, endeudamiento alto de los hogares (este es el caso de Irlanda) y endeudamiento corporativo elevado (Portugal y España).

Irlanda y Portugal son los países más vulnerables y tienen más posibilidades de verse afectados por el panorama de Grecia, mientras que España e Italia, hasta el momento han podido seguir emitiendo deuda en los mercados financieros para hacer frente a sus gastos públicos .

Lo que ocurre con Grecia y lo que podría llegar a ocurrir

El Parlamento griego ha aprobado el plan de austeridad que se ha propuesto y que consiste en aumentar los impuestos para asegurar su supervivencia durante los próximos cinco años, recortando también los gastos públicos.

A pesar de esta medida, el país no está cerca de una solución definitiva para su deuda, ya que el gasto público requiere un periodo de tres años de rescate. Las propuestas realizadas al respecto hablan de una reestructuración de la deuda. Para ello será necesario llegar a un acuerdo sobre la sustitución de los bonos de Grecia, mientras que una medida de reestructuración dura barajada sería la pérdida de cierta parte de soberanía fiscal del país con el fin de que la Unión Europea pueda controlar la situación.

Juan Antonio de la Cruz
Director Escuela de Negocios IEBS
Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *