Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E.)

General

Cuatro peligros al financiar una PYME

06 octubre, 2011

No afirmamos nada nuevo al afirmar que el crédito a las pequeñas empresas se han reducido los últimos años. Sin embargo, algunos emprendedores están encontrando la forma de conseguir los fondos necesarios para sus proyectos.

Surge la pregunta si muchas de estas PYMES están usando la financiación adecuada y de la forma adecuada. No se trata de conseguir la financiación que sea y como sea. A continuación tenemos los cuatro principales peligros de financiar un negocio de la forma equivocada:

1. Aportar demasiadas garantías.

Antes de aportar garantías, el empresario se debe hacer la siguiente pregunta: ¿Cuánto dinero podría pedir prestado sin aportar ninguna garantía adicional? Si la respuesta es por ejemplo 30.000 euros y el objetivo de financiación son 100.000 euros, sólo deberemos considerar la aportación de garantías por los 70.000 euros de diferencia.

Por otro lado, será preciso argumentar con mucha profesionalidad la finalidad del préstamo. Si la necesidad de suma 100.000 euros para financiar circulante y tu empresa tiene una historia de negocio y rentabilidad probados no debería ser necesario más “collateral”.

Por último, elegir la entidad y oficina adecuada y hablar con la presona adecuada dentro de ella es también importante.

2. Mezclar crédito personal el crédito empresarial

Aunque la financiación bancaria es dura de conseguir, siempre va a ser la forma más barata de financiar una empresa. Sin duda existen formas de financiación alternativas, pero un empresario tiene que hacer todo lo posible para que su negocio sea capaz de obtener financiación del banco por sí mismo.

Muchos pequeños empresarios utilizan su crédito personal como ingrediente fundamental para la financiación de la empresa, lo cual es un error. Si se dispone de buen rating personal es importante mantenerlo y no sacrificarlo por mejorar el de la empresa.

3. Desconocer el impacto del crédito en los presupuestos y la tesorería de la empresa.

Todos sabemos que demasiada deuda nunca es buena para ninguna empresa. Pero ¿Se evalúa su verdadero impacto en el presupuesto y la tesorería? Si un préstamo ayuda a financiar las actividades que generan ventas su coste podrá tener sentido.

Será necesario estudiar qué impacto tendrá los pagos periódicos del préstamo sobre la tesorería y tener en cuenta que la generación de caja: Puede ser recomendable elegir plazos un poco más largos de amortización y reducir las cuotas periódicas para que no se resientan los flujos de caja.

4. No elegir el producto adecuado.

¿Se conocen las diferencias entre préstamo y crédito? ¿ Se han estudiado todas las opciones que existen teniendo en cuenta el sector o tamaño de la empresa? Existe una amplia oferta de productos de financiación, incluyendo las líneas ICO, que se renuevan anualmente o las Sociedades de Garantía Recíproca que han desarrollado un papel muy importante en España.

Por tanto se deben conocer y estudiar todas las opciones de financiación: Elegir el periodo de amortización adecuado cuidando que no sufra la tesorería y dedicar los fondos principalmente para potenciar el volumen de ventas aportando las garantías mínimas.

Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *