Una web de INFORMA D&B S.A. (S.M.E.)

A fondo

Déficit Público

23 marzo, 2011

El déficit público también denominado déficit presupuestario se da cuando los gastos del Estado son superiores a los ingresos percibidos por este último, principalmente a través de impuestos, para un periodo de tiempo determinado, normalmente un año.

El déficit público incluye la deuda que conforman todas las administraciones públicas, es decir, los Ayuntamientos, las Comunidades Autónomas y el Estado.

A través de la emisión de deuda pública (bonos y obligaciones) se costea el déficit público. La forma en que se financie el déficit puede tener importantes repercusiones para la viabilidad económica de un país y su solvencia ante los mercados financieros internacionales. La crisis de la deuda soberana comenzó en Grecia, donde la situación se hizo insostenible ante los desequilibrios presupuestarios, las malas perspectivas de crecimiento del producto interior bruto (PIB) y las tensiones de liquidez en los mercados de deuda pública.

Esta situación se propagó a diversos países de la eurozona: Irlanda, Portugal, España, por lo que la Comisión Europea exigió el cumplimiento del Pacto de Estabilidad, con el objetivo de reducir el déficit presupuestario por debajo del 3%.

En el cuadro adjunto se muestra el déficit previsto por la Comisión Europea para cada uno de los países de la eurozona, así como el ajuste estructural anual que deberían realizar en porcentaje del PIB con el fin de alcanzar la estabilidad presupuestaria:

En España, al término del ejercicio 2010 el déficit público se situaba en el 9,24% del PIB. Podemos decir que por parte de la Administración Central del Estado se ha logrado reducirlo con respecto al año anterior hasta situarse en 50.686 millones de euros, un 4,77% del PIB.

Sin embargo, el gran inconveniente sigue estando en el sistema de la seguridad social, así como en determinadas Comunidades Autónomas y Ayuntamientos que han incumplido el compromiso de estabilidad. Entre las comunidades autónomas más endeudadas se encuentran Castilla-La Mancha 6,47%, Baleares 4,16%, Murcia 4,95% y Cataluña 3,86%.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el déficit público de España supondrá el 6,9% del PIB en 2011, lo que supone nueve décimas por encima de lo previsto por el Gobierno.

A pesar de las reformas emprendidas por el Gobierno para reducir el déficit, los mercados financieros estiman que las medidas adoptadas son insuficientes y que no se podrá cumplir con el objetivo del 3% de déficit para el 2013 ya que el crecimiento económico sigue siendo muy inferior al de la media de la zona euro. Prueba de ello, es que el pasado día 10 de marzo de 2011, la agencia de rating Moody’s ha rebajado la calificación de nuestra deuda pública un escalón más hasta Aa2 “con perspectiva negativa”.

A esto hay que añadirle el riesgo inmobiliario que todavía se cierne sobre determinadas entidades financieras y las necesidades de financiación que requieren las cajas de ahorro para recapitalizarse y así poder cumplir con los niveles de capital fijados por el Gobierno.

La paradoja reside en seguir tomando medidas para reducir el déficit y por otro lado incentivar el crecimiento de la actividad económica.

Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *