Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E.)

Autónomos, Pymes y Emprendedores

El Riesgo de impago Norteamérica en 2012: EE.UU. Canadá y México

23 marzo, 2012

Economia Estados Unidos, Canada, Mexico

D&B acaba de publicar el último informe de perspectivas globales para las empresas de todo el mundo. A continuación se analiza la situación de América del Norte. A pesar de las dificultades, las condiciones comerciales de los EE.UU. de hecho mejoraron en el 2011. Algo evidente en vista de las menores tasas de bancarrota, la disminución de las quiebras empresariales y la mejora de las tasas de incumplimiento de plazos de pago.

Esperamos que el crecimiento económico estadounidense se acelere ahora que los muchos de los riesgos del 2011 (en particular el tsunami en Japón, y las amenazas de incumplimiento de pagos) se han disipado y el mercado laboral ha empezado a ganar terreno.

Dicho lo anterior, el crecimiento seguirá siendo lento. El desempleo sigue alto, y el mercado de la vivienda, en depresión. El gasto disminuido de los consumidores, típicamente el motor principal de la economía estadounidense, seguirá ejerciendo su peso sobre sectores clave como el de la construcción y del transporte, así como de la manufactura. Los riesgos negativos son medibles: la incertidumbre renovada y la volatilidad del mercado financiero originadas por la crisis irresuelta de la deuda de la Eurozona podrían generar vientos frontales importantes. Mientras tanto, 2012 estará ensombrecido por más incertidumbre política en vista de las elecciones de noviembre en los EE.UU.

Las economías de Canadá y México tienen que enfrentar sus propios riesgos nacionales particulares. Habiéndole ido bastante bien en los últimos dos años, el crecimiento de Canadá se pronostica más lento para el 2012.

Los hogares están empezando a sufrir los altos niveles de endeudamiento, mientras que los manufactureros continúan batallando por la moneda fuerte. La perspectiva para la economía mexicana para el 2012 es de un crecimiento más débil del 2.9%. Los factores clave en esta probable desaceleración serán el desempeño económico atenuado en los EE.UU., el aumento de la aversión hacia el riesgo y una menor demanda a una escala global.

Implicaciones

• Continuará la política partidista intensa en los EE.UU.; la efectividad del Congreso se pondrá a prueba en varios puntos clave, incluyendo la extensión de los recortes de impuestos sobre la nómina para todo 2012.
• En vista de la lentitud persistente de la economía estadounidense, la Reserva Federal mantendrá las tasas de interés en valores bajos récord hasta el 2013 y probablemente continuará a aplicar medidas de políticas más creativas para reducir las tasas de interés a largo plazo.
• En vista de la creciente lentitud de la economía canadiense, el gobierno de dicho país ya aligeró su programa de consolidación fiscal.
• El Banco Central de Canadá también se abstendrá de elevar las tasas de interés; ello evitará ejercer más presión sobre la moneda ya de por si fuerte.
• La debilidad del peso mexicano (después de la fuerte depreciación contra el dólar estadounidense en la segunda mitad del 2011) podría obstaculizar la capacidad de las entidades mexicanas de cumplir con sus obligaciones contraídas en dólares, e incrementar el riesgo crediticio.

Recomendaciones

• D&B recomienda el cuidadoso seguimiento de pagos en industrias y/o subregiones problemáticas (por ej. a partir del 3T de 2011, las tasas más altas de quiebras empresariales se observaron en los sectores de la construcción y transporte, en Nevada y California).
• Si el comportamiento de pago de los clientes se deteriora (o se espera que se deteriore), habrá que revisar los términos comerciales y las prácticas de cobro para minimizar las cuentas por cobrar y la exposición.
• La volatilidad de los tipos de cambio y de los mercados financieros seguirá siendo una preocupación en el 2012 como resultado de la crisis de la deuda persistente en la Eurozona: se deberán considerar políticas de protección.
• La exposición a la deuda corporativa y cuentas por cobrar mexicanas deberá manejarse con cuidado, ya que el peso mexicano probablemente seguirá siendo débil frente al dólar en el 2012.

Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *