Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E.)

Pymes y autónomos

Cinco ideas para aumentar la productividad de los trabajadores

03 marzo, 2014

Desde el punto de vista empresarial, una de las mayores preocupaciones para las empresas es conseguir el máximo beneficio rentabilizando sus costes sin dejar de ser productivos. Así, cuando un negocio funciona es tan fundamental no sólo tener claro qué hacer para mantener los índices de productividad laboral constantes sino conocer estrategias que puedan ayudar a incrementarla.

No hablamos tanto de grandes estrategias empresariales basadas en teorías económicas o fluctuaciones del mercado, más bien de pequeñas y sencillas mejoras que de tenerse en cuenta pueden suponer un gran refuerzo para mejorar el ritmo laboral de los trabajadores.

1.- Organización de los espacios de trabajo

Una oficina bien organizada es una oficina productiva. Los trabajadores se encuentran cómodos durante las horas que están allí que la mayoría de las veces implican comer allí e incluso estar hasta altas horas de la tarde. Organizar el espacio para que dispongan de zonas adecuadas para llevar a cabo su trabajo combinadas con otras dedicadas al ocio y el descanso o para reunirse en equipo o con posibles clientes.

Según las conclusiones del I Observatorio Repercusión en la Productividad elaborado por la Asociación Española de Directores de Recursos Humanos (AEDRH) que los espacios de trabajo son cada vez más eficaces y eficientes y que muchas empresas optan por contar con oficinas inteligentes en las que, además de favorecer el trabajo en equipo y los ambientes colaborativos, se ahorra dinero gracias a que el consumo es menor y las tasas de ocupación están correctamente utilizadas.

El estudio destaca también que hoy en día es muy importante tener en cuenta la movilidad que permiten dispositivos como tablets o smartphone a la hora de trabajar. Es decir, las nuevas tecnologías ofrecen un nuevo espacio de trabajo digital que hay que tener en cuenta y mantener bien organizado para implementar su eficacia.

2.- Flexibilidad laboral

Aunque para muchos empresarios el dejar ciertas libertades a los trabajadores como tener un margen de una hora arriba o abajo de entrada a la oficina todavía son vistas como medidas que dispersan la atención de la plantilla y hace que se escaqueen de horas de trabajo, es fundamental dar cierta flexibilidad para que los empleados se sientan cómodos y puedan conciliar su vida personal y laboral.

De este modo, el trabajo pasa a formar parte de sus vidas y lo sienten como tal y no como una lacra que les impide hacer sus vidas y les resta tiempo de cualquier actividad que quieran realizar.

De hecho, profesionales especializados en ofrecer servicios para mejorar la productividad laboral de las empresas como Workmeter insisten en que es necesario “adaptarse a los cambios y promover modelos flexibles como el teletrabajo o los horarios flexibles” como medio para mejorar el rendimiento de los trabajadores a medio y largo plazo y de manera constante.

3.- Gestión del tiempo

Si el horario laboral está perfectamente aprovechado la productividad de los trabajadores será óptima. Para ello es fundamental repartir las tareas a lo largo de la jornada de la mejor manera controlando los tiempos que se pueda tardar en realizarlas.

Existen diferentes softwares de organización de tiempo y tareas que pueden ayudar a las empresas a optimizar el horario laboral. En todas ellas, no obstante, se reconoce que el trabajador debe tener tiempos de descanso así como para determinados momentos de ocio como poder acceder en algún momento del día a herramientas de uso personal como por ejemplo las redes sociales.

Controlar el tiempo manteniendo espacios propios de los trabajadores, ayuda a optimizar las tareas y el ritmo de la empresa sin que la plantilla se sienta controlada o trabaje como robots dentro de una cadena.

4.- Disminuir el ruido en la oficina

En muchas ocasiones los trabajadores se enfrentan a trabajar largas jornadas de trabajo en entornos laborales cuyas características no propician la concentración ni la privacidad. El ruido que pueda producirse puede ser no sólo molesto para la plantilla sino reducir su productividad porque terminen por distraerse e incluso con dolores de cabeza.

Como podemos leer este artículo hay diferentes alternativas para reducir el ruido de la oficina y aumentar la productividad que van desde insonorizar las áreas de trabajo a través de paneles o el uso de puertas para separar espacios hasta la revisión y cambio de aquellos aparatos tecnológicos que generen demasiado ruido.

5.- Mejorar el clima laboral

Un buen ambiente de trabajo es sinónimo de buenos resultados, especialmente si se trata de un negocio en el que se lleven varios proyectos en equipo o los servicios dependan de una buena organización de las tareas en cadena.

Más allá de tratar de premiar a los trabajadores con posibles invitaciones a comidas de empresa, seguros médicos o pago de determinados servicios personales (como el gimnasio o similares), la flexibilidad en cuanto a horarios, posibilidades de ofrecer teletrabajar algún día son pequeñas claves para que los trabajadores se sientan a gusto. Un trabajador que está cómodo se involucrará en el proyecto de la empresa, será más productivo y no pondrá en riesgo su puesto de trabajo porque se siente parte de él.

Buscar el equilibrio entre trabajador y persona fomentando la colaboración entre los distintos miembros de la plantilla para conseguir que se sientan como un equipo y se respalden los unos a los otros sin hacer distinciones entre las cualidades de unos y de otros sino valorando lo que cada uno de ellos aporta independientemente.

Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *