Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E) NEWSLETTER

Marketing y ventas

Customer centricity: qué es y cómo aplicarlo

09 enero, 2024

Customer centricity (centralidad o enfoque en el cliente) es una estrategia comercial que se basa en poner al cliente en el centro de todas las decisiones relacionadas con la entrega de productos, servicios y experiencias. Es la capacidad de las personas de una organización para comprender las situaciones, percepciones y expectativas de los clientes.

Customer centricity sitúa a los consumidores en el centro de todas las acciones y decisiones de una empresa. Su objetivo es fomentar experiencias positivas en cada etapa del recorrido del cliente, para así incentivar su lealtad y satisfacción, lo cual podría generar mayores recomendaciones.

El objetivo es crear satisfacción, lealtad y recomendación del cliente, anticipando y satisfaciendo sus necesidades, preferencias y expectativas. Para lograrlo, se requiere de una cultura organizacional enfocada en el cliente, así como de datos, marketing y feedback que permitan conocerlo mejor y ofrecerle soluciones personalizadas y de valor.

¿Por qué es importante centrarse en el cliente?

El enfoque en el cliente es una estrategia tanto como una cultura organizacional. El cliente debe estar arraigado en una organización para ser reconocido por quienes toman decisiones en la marca. Si los clientes no están contentos, no comprarán. Y sin clientes, no hay negocio.

Normalmente, el cliente compra a quien se lo pone fácil. Además, existen estudios que afirman que casi uno de cada tres clientes abandonará una marca que ama después de una sola mala experiencia. De igual modo, las personas esperan que las marcas creen un buen contenido, contenido que los involucre a través de la narración de historias, brinde soluciones útiles y cree experiencias entretenidas.

El entorno digital actual no solo se centra en la personalización, sino que la exige, y las organizaciones se basan en su compromiso de hacer lo correcto para sus clientes.

Beneficios de implementar políticas customer centricity

Centrarse en el cliente aporta algunos beneficios relevantes:

  • Lealtad del cliente al sentirse comprendido, con un alto nivel de satisfacción.
  • Retención de clientes, logrando compras recurrentes que aumentan la rentabilidad de la compañía.
  • Recomendaciones de mayor alcance, generando crecimiento orgánico gracias a las referencias de los clientes.
  • Mejorar la percepción positiva de marca en la audiencia.
  • Ventaja competitiva en el mercado.
  • Mayores ingresos para el negocio.
  • Feedback relevante que propicia una retroalimentación valiosa para lograr mejoras.
  • Menor coste de adquisición del cliente por la reducción de algunos costes.

Cómo aplicar el customer centricity en tu empresa

Para centrarse en el usuario, la organización debe comprometerse con el éxito de los consumidores, mediante estas acciones:

  • Anticipar las necesidades de tus clientes.
  • Recopilar los comentarios de los clientes.
  • Ser fácilmente accesible.
  • Reunirse con los clientes.
  • Mantener un servicio al cliente proactivo.
  • Emplear herramientas de servicio al cliente.
  • Mirar más allá de la compra.
  • Diseñar un proceso de incorporación.

Las mejores prácticas del customer centricity

Estas algunas de las prácticas recomendadas:

Construir una cultura centrada en el cliente

Es importante asegurarse de que todos los empleados conozcan a fondo y ampliamente al cliente; habría que incorporar al cliente en la misión, los valores y la visión de la empresa.

Mejorar los datos

La mejora de la calidad de los datos, logrando que sean coherentes y estén disponibles para todos los miembros de la organización, marca la diferencia.

A menudo, los datos se infrautilizan y/o se utilizan de forma incorrecta. Si no es un activo tangible, las personas de la organización no entenderán cómo interpretarlo y usarlo correctamente.

Captar el feedback de los clientes

Es imperativo escuchar realmente lo que los clientes quieren y necesitan obteniendo sus comentarios, atendiéndolos y usándolos para ayudar a impulsar su negocio. Vale la pena escucharlos, ya que pueden analizar los productos y proponer mejoras.

Pensar a largo plazo

Una relación duradera con un cliente es más valiosa que una sola transacción. Crear y fomentar las relaciones con los clientes, con una atención personalizada, será una buena inversión a largo plazo. Existe una idea clara: los clientes habituales traerán mayores ingresos.

 

Por último, y en términos de mercadotecnia, es muy importante considerar cómo las actividades de publicidad y marketing serán efectivas para la marca y útiles para el cliente.

Por ejemplo, las personas odian ser interrumpidas y bombardeadas, pero si los anuncios son relevantes para ellos, a menudo es menos probable que se molesten y, además, los recordarán.

 

                    SUBSCRIBIRSE A LA NEWSLETTER
Te puede interesar
   
Comentarios

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *