Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E.)

Gestión financiera

Inflación, todo lo que debes saber

29 junio, 2021

Concepto

La inflación es el aumento sostenido en el nivel general de precios. Si lo analizamos desde el punto de vista del dinero, la inflación hace que el dinero valga menos. Sería su depreciación, ya que a mayor inflación menos bienes y servicios podemos consumir con la misma cantidad de dinero. Para el bolsillo del ciudadano significa la pérdida de poder adquisitivo.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) elabora el índice de precios al consumo (IPC) que se identifica con el nivel de precios, a partir de una cesta de bienes de consumo habituales en un hogar promedio del país. Dicho índice tiene una repercusión directa sobre la subida de salarios, pensiones, alquileres, etc.

La inflación acaba siendo el cambio en el nivel de precios de los bienes incluidos en la cesta.

Causas

Las causas son diversas pero éstas resultan las más relevantes:

  • La inflación por consumo: es la que se da cuando la demanda crece más rápidamente que la oferta, el sector productivo no puede adaptarse y aumentan los precios.
  • La inflación por costes: se produce cuando las empresas necesitan subir el precio de sus productos para mantener los márgenes de beneficio.
  • La inflación autoconstruida: ante expectativas futuras de subidas de precios, los productores los incrementan para anticiparse, generando que se cumplan dichas expectativas.
  • Aumento de la base monetaria: la base monetaria es la cantidad de dinero que hay en una economía. Cuando aumenta provoca que la demanda crezca más rápido que la oferta, con lo que se produce un aumento de precios.

Las 3 primeras causas se explican con la teoría keynesiana, en cambio, la cuarta se relaciona con la teoría cuantitativa del dinero.

Características

Hay características que son generales:

  • Exceso de la demanda producida por la cantidad de dinero en circulación.
  • Aumento del coste de producción consecuencia del incremento de precios de materias primas.
  • Incremento de los impuestos por la precariedad económica.
  • Aumento de la oferta monetaria.

Tipos de inflación

Podemos clasificarla en cinco tipos, según el aumento de precios:

  • Deflación: es la negativa, cuando los precios bajan.
  • Desinflación: es el descenso de la tasa de inflación, cuando los precios suben pero menos que como lo venían haciendo.
  • Reflación: intento de aumentar la inflación por presiones deflacionarias.
  • Estanflación: cuando existe inflación junto con decrecimiento del PIB o recesión.
  • Inflación subyacente: es la subida de precios que excluye productos energéticos y alimentos no elaborados.

Y según el porcentaje, en cuatro niveles:

  • Deflación: negativa o disminución de precios.
  • Inflación moderada: cuando los precios suben lentamente sin superar el 10% anual.
  • Inflación galopante: cuando hablamos de inflaciones desmedidas, incluso de 2 a 3 dígitos.
  • Hiperinflación: es el caso de una subida muy elevada de precios. Si bien no existe un valor preciso para determinar que se ha entrado en hiperinflación, se suele utilizar como referencia la cifra establecida por el economista Philip Cagan de la Universidad de Columbia de un 50% mensual. Los procesos hiperinflacionarios suelen provocar en los ciudadanos cambios en sus comportamientos cotidianos para protegerse de la inflación y desencadenan graves crisis económicas.

Algunas medidas correctoras

Para solucionar una economía inflacionista son necesarias medidas económicas y políticas. Entre otras medidas se suele recomendar evitar un exceso de dinero en circulación y contener el aumento del coste de producción.

Que dichas medidas correctoras se tomen a tiempo evita que la economía del país entre en un bucle económico negativo.

Inflación mínima

En líneas generales y en la mayoría de los países, los bancos centrales controlan que exista una inflación mínima permanente, también denominada inflación progresiva.

El Banco de España señala como uno de sus objetivos “contribuir a la política monetaria que lleva a cabo el Banco Central Europeo, institución encargada de sostener esta estabilidad en los países que compartimos el euro, con el objetivo de tratar de mantener una tasa de inflación por debajo o próxima al 2%”.

Si no hubiera inflación los precios bajarían (deflación), ralentizando el consumo y el crecimiento económico. Es por lo que es uno de los elementos más importantes de la macroeconomía y de las políticas monetarias. Con una inflación mínima se consigue estabilidad de precios, uno de los objetivos primordiales para cualquier Banco Central.

Consecuencias

Las consecuencias pueden ser positivas o negativas:

  • El alza en los precios ayuda a reducir el valor de las deudas. Si hay inflación, los salarios suben al mismo ritmo, pero la deuda no.
  • La subida de los precios provoca que la gente consuma anticipadamente, con lo que el dinero circula y hay compraventa de bienes y servicios.
  • Pérdida de poder adquisitivo, cuando los precios suben más que los salarios.
  • Disminución del ahorro, ya que la inflación provoca que el dinero pierda valor. Con ello se incrementa el consumo y el gasto, en detrimento del ahorro.

Infografía. Inflación: concepto, razones y consecuencias

Más artículos financieros que te pueden interesar

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados