Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E.)

Tendencias

Reflexiones de dos gurús en tecnología de negocios inteligente global

09 agosto, 2018

La creciente disponibilidad global de tecnologías de inteligencia artificial, impulsadas por el aumento de datos relevantes para extraer conocimiento, mejorar el rendimiento y avanzar con agilidad, está teniendo un gran impacto en el mundo de los negocios. Las conclusiones del estudio World Economic Outlook de abril de 2018 indican que la expansión del conocimiento y la tecnología a través de las fronteras se ha intensificado debido a la globalización. El impacto se traduce en beneficios a corto plazo y amplias posibilidades de ganancias en automatización de procesos y productividad, innovación de productos, expansión del mercado, cumplimiento normativo y eficiencia de la cadena de suministro. Las evidencias también apuntan a que los estafadores y malhechores están incrementando el uso de la IA, lo que implica que el coste de no adaptarse en esta área puede ser muy significativo.

En Dun & Bradstreet somos conscientes de la importancia que tiene para las organizaciones, tanto aquellas que trabajan en mercados locales como las que lo hacen internacionalmente, tener acceso a la información de negocio relevante que necesitan para tomar decisiones fundamentadas. En el mundo actual, esto quiere decir aprovechar al máximo las posibilidades de las mejores tecnologías y los datos adecuados para sus objetivos. Por esto, la Dun & Bradstreet’s Worldwide Network (WWN) es parte intrínseca de nuestra presencia global. Una alianza sin parangón entre Dun & Bradstreet y los principales proveedores de información empresarial de Europa, Asia, África y América que permite descubrir y tratar datos y ofrecer soluciones a clientes en todas las partes del mundo.

La reciente asamblea anual de la compañía, celebrada en México, reunió a los CEO y altos directivos para discutir acerca de las oportunidades y desafíos, a corto y largo plazo, para lograr el crecimiento y un mayor valor para nuestros clientes en sus mercados, locales o globales. Durante el evento, Anthony Scriffignano, Chief Data Scientist en Dun & Bradstreet, y Anastassia Lauterbach, Directora de Dun & Bradstreet y Presidenta del Comité de Innovación y Tecnología, hablaron sobre las oportunidades presentes y futuras en Inteligencia Artificial para el mundo empresarial.

1.¿Cuál es vuestra percepción del grado de consideración que la Inteligencia Artificial alcanza en Dun & Bradstreet?

Anastassia: “Las oportunidades de la Inteligencia Artificial incidirán sobre la posición competitiva de cada empresa en la industria y sobre su capacidad de adaptación frente a los nuevos participantes. Aunque hoy ya se utiliza el machine learning para un mejor aprovechamiento de nuestros activos de datos aún es necesario actualizar la arquitectura tecnológica y crear ecosistemas en los que confluyan socios, profesionales independientes, expertos, asesores y científicos para estar en la vanguardia de la IA. Esto no ocurrirá de un día para otro. Es importante mantener el foco y la alineación de la organización con lo que un día será una estrategia de IA integral. Para ello, es fundamental analizar cómo hacemos I+D, crear prototipos, comercializarlos y lanzar productos posibles gracias a la Inteligencia Artificial”.

Anthony: “La IA y todas sus posibilidades han sido un tema constante desde hace algún tiempo. Este año veo más evidencias de que estamos incrementando los esfuerzos de innovación en esta área. El enfoque en la privacidad de los datos y la localización de éstos a nivel mundial ha ejercido más presión sobre las empresas de todo el mundo para asegurarse de que extraen lo máximo posible de sus datos ya que se ven como un activo estratégico, y la capacidad de obtener conocimientos cada vez más potentes de ellos es un diferenciador crítico”.

2. ¿En qué se diferencia la evolución de la IA en diferentes partes del mundo?

Anastassia: “América del Norte ha estado históricamente a la vanguardia de la innovación en el machine learning pero en 2017 el continente perdió parte de su liderazgo a causa de China. El país asiático se ha propuesto alcanzar el liderazgo mundial en IA para el 2030 e invertirá 150.000 millones de dólares en implementar esta meta estratégica. En el último año, hemos visto publicaciones científicas chinas fantásticas sobre el lenguaje, la visión artificial y las Redes Generativas Antagónicas. Espero que las empresas tradicionales en EEUU se den cuenta de que pueden perder ventaja competitiva frente a sus competidores chinos y reconsideren como asignar los recursos internos, sus alianzas con instituciones académicas y el tratamiento de sus datos”.

Anthony: “Una gran parte de la evolución de La IA proviene del volumen, la variedad y la veracidad de la información disponible. Distintas partes del mundo tienen diferentes desafíos, dando lugar a varios enfoques. Por ejemplo, en muchos países en desarrollo no existe gran cantidad de datos históricos disponibles para alimentar los algoritmos regresivos del machine learning. En estas regiones los métodos centrados en extraer inferencias de sutiles indicadores en datos desestructurados serán muy potentes. En los mercados maduros, donde existen muchos más datos históricos, habrá retos como los “datos falsos” y otros sesgos en los datos, con lo que la detección de anomalías y errores será más importante. Hay una gran variedad en los métodos de enfoque en todo el mundo. Es un momento muy interesante para trabajar en este sector”.

3. ¿Cómo creéis que nuestra perspectiva global de datos posiciona a Dun & Bradstreet de manera única para aprovechar las oportunidades que ofrece la Inteligencia Artificial en el contexto actual para aportar valor relevante a las empresas?

Anastassia: “No hay ninguna compañía en el mundo que posea el conocimiento de las empresas y sus relaciones al nivel de Dun & Bradstreet. El dato es el punto de partida de las conversaciones con cualquier potencial cliente. Podemos ayudar a resolver problemas difíciles para las industrias, ya que podemos ver lo que nadie más puede, e identificar un grano de verdad en el océano del ruido de datos. Las tecnologías como la escucha social, la localización geoespacial y la comprensión de la semántica en diferentes familias lingüísticas ayudarían a diferenciarnos”.

Anthony: “Claramente, tener un enfoque común para mantener una visión global única de las empresas, especialmente en las grandes organizaciones multinacionales, es una gran ventaja. Además, la habilidad de ver la conectividad de la cadena de valor integrada por clientes, proveedores y beneficiarios finales, eleva una serie de cuestiones de análisis que se deben responder con los avanzados métodos que posibilita la IA. Consideremos la convergencia de fenómenos como los dispositivos autónomos, que cada vez más participan en un comercio sin intervención humana; Fintech, que trae las nuevas tecnologías a un espacio de toma de decisiones tradicionalmente ocupado por bien conocidos procesos de decisiones de crédito; y la IA. Comprender el papel que está jugando una dinámica compleja como esta en todo el mundo encaja perfectamente con la perspectiva global de datos única de Dun & Bradstreet”.

4. ¿Cómo está cambiando la introducción de tecnologías disruptivas como la IA el papel de directivos y ejecutivos en las compañías?

Anastassia: “Los Consejos de Administración son el espejo de lo que está ocurriendo con los negocios. Con frecuencia tienen que esforzarse para seguir el alto ritmo de la disrupción tecnológica. En concreto, el Consejo de Dun & Bradstreet es muy diverso en términos de experiencia internacional, género y conocimiento de la industria. Mantener una mente abierta y aprender del día a día es muy importante para nosotros. IA, ciberseguridad y blockchain son nuevos tópicos para la mayoría de los Consejos, así que invertimos tiempo en entender su funcionamiento, reconocer los riesgos y alinear los nuevos retos con el modelo de gobierno de la empresa.

5. ¿Cómo está cambiando la ciencia de los datos como resultado de la evolución de la IA?

Anthony: “Hace algún tiempo que la IA se aplica en el tratamiento y análisis de los datos. Recientemente, sin embargo, se ha puesto un gran interés en esta área de innovación, a la vez que la presión que llega de noticias en los medios relacionadas con las posibilidades de la IA para bien o para mal. El reto para la ciencia de los datos es evitar la urgencia de probar cada nuevo método simplemente por la atracción de la novedad. Ahora, más que nunca, es importante inculcar el conocimiento de los condicionantes previos, la formulación de problemas, las distintas alternativas y otros principios analíticos que son básicos para obtener cualquier deducción de los datos. En algunos aspectos, necesitamos acelerarnos, aprendiendo más rápido y a través de un abanico de competencias más amplio. En otros, hay áreas donde se necesita ir un poco más despacio y cuestionarnos qué deberemos considerar para utilizar un cierto método o qué nuevos tipos de sesgos introducimos en el proceso de toma de decisiones de negocios aplicando dicho método.

6. ¿Qué creéis que podemos esperar mientras el diálogo de la Inteligencia Artificial continúa?

Anastassia: “Prefiero pensar en la Inteligencia Artificial como una oportunidad.  Imaginar nuevas ofertas como perfiles de ciberseguridad de proveedores, datos sociales relevantes sobre competidores importantes y sus productos, previsión de datos perdidos o no facilitados debido a desastres naturales u otros eventos catastróficos, informes sobre las consecuencias de las fusiones para cadenas de suministro y la economía de una industria que podrían mejorarse usando la Inteligencia Artificial… Además, deberíamos considerar cómo las asociaciones están estructuradas en nuestro negocio, cómo llevar nuestra red mundial a todo su potencial y cómo somos percibidos como líderes en el mercado de proveedores de datos y riesgos B2B. Una vez más esto no se producirá de un día para otro. De todos modos, aminorar la velocidad significa incrementar la fluidez y esto llevará a ir más rápido”.

Anthony: “He estado recomendando prestar especial atención a una serie de áreas, incluyendo los cambios regulatorios (privacidad, IA transparente), IA con malos usos (cibercrimen y nuevos tipos de ciber intrusismo) temas relacionados con dispositivos autónomos (modificación de metas sin intervención humana) y convergencia de la IA y otras evoluciones disruptivas, como el Internet de las Cosas. Sobre todo, no recomendaría tener una “estrategia de IA” por separado, sino más bien considerar que la IA en muchas formas impregnará cada vez más diversos aspectos de la empresa. Los retos para los directivos incluyen la retención del conocimiento, mejorar las habilidades existentes y contratar y retener talento. Quizás ahora más que nunca es importante que los líderes tengan una visión a largo plazo de las evoluciones, como la IA. Las ganancias rápidas son posibles, pero algunas de estas capacidades necesitarán algún tiempo para que maduraren en la organización y el coste de no adaptarse es demasiado elevado.

El avance y el acceso a tecnologías impulsadas por datos continúa acelerándose globalmente. Richard Baldwin, profesor de economía internacional en el Graduate Institute of International and Development  Studies de Ginebra, lo llama el momento “vaca sagrada”. Como expone en La gran convergencia: la tecnología de la información y la nueva globalización, Baldwin explica que “Hay un momento en el cual la senda de crecimiento tecnológico exponencial cruza la línea recta de la expectación humana, y es el punto en el cual el poder real de esta tecnología que alternativamente hemos sobre e infra valorado realmente nos alcanza.  Lo llamo el momento “vaca sagrada”. Todavía no lo hemos alcanzado con las tecnologías de la información y la comunicación y su significado para la globalización. Cuando lo hagamos, no será el resultado de un único y repentino evento”.

A medida que el fenómeno de la Inteligencia Artificial continúa el mundo de los negocios seguirá observando, implementando y adaptándose. Los resultados seguramente variarán según la industria, la geografía, las habilidades técnicas y el apetito por nuevos y arriesgados proyectos. Pero basta con quedarse, el impacto de la Inteligencia Artificial está presente y continuará creciendo en el futuro.

Quizás el novelista William Gibson lo explicó mejor: “El futuro ya está aquí, solo que todavía no equitativamente distribuido”.

 

Escrito por Melissa Kofroth, Director Content Marketing for Partners and Alliances

Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *