Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E) NEWSLETTER

Mundo Informa

Cláusula antimorosidad RIJ: eficacia legal contra impagos

17 enero, 2024

Descubre en este post cómo su incorporación en los contratos o escritos judiciales previene la morosidad y provoca un inmediato efecto disuasorio para evitar incumplimientos de pago

La nueva cláusula antimorosidad RIJ de la Abogacía Española ha cambiado las reglas del juego en la lucha contra la morosidad, un desafío común al que se enfrentan empresas y particulares en sus transacciones financieras.

De hecho, en 2024 la morosidad se verá agravada por:

  • los elevados tipos de interés
  • la escalada de precios
  • los conflictos a nivel internacional y su repercusión en el comercio mundial

La banca española encara el inicio del año con una tasa de morosidad del 3,60%, según los últimos datos publicados por el Banco de España.

Para hacer frente a este grave problema, el Consejo General de la Abogacía Española, con su socio INFORMA diseñaron, en 2023, un instrumento legal único: la cláusula antimorosidad RIJ.

Esta herramienta se ha convertido en imprescindible para los despachos de abogados y departamentos jurídicos de las empresas. Estos profesionales la usan para redactar un contrato o acelerar el cobro en un procedimiento judicial de reclamación de cantidad.

La base de datos del Registro de Impagados Judiciales (RIJ) es además un aliado perfecto para la consulta a la hora de evitar riesgos de impagos y tomar las decisiones más acertadas para garantizar el éxito del negocio.

¿Qué es la cláusula antimorosidad RIJ de la Abogacía Española?

Consiste en la inclusión de una disposición legal en contratos civiles y mercantiles, demandas o escritos de los procedimientos judiciales de reclamación de cantidades. En resumen, advierte expresamente de la voluntad de incluir al deudor en el Registro de Impagados Judiciales de la Abogacía Española, en caso de incumplimiento.

Este instrumento legal permite, por tanto, que particulares, empresas, profesionales y autónomos, a través de sus abogados, pueden protegerse de los impagos con tan solo añadir la cláusula antimorosidad al contrato. Este hecho aporta seguridad, transparencia y una mayor confianza en las transacciones financieras.

A continuación, os mostramos un ejemplo de la cláusula RIJ para incluir los contratos por acuerdo de ambas partes:

Herramienta eficaz contra la morosidad

La principal ventaja de esta cláusula antimorosidad radica en proporcionar una innovadora herramienta legal para salvaguardar los intereses de los acreedores. Con su incorporación en los contratos, se disuade a los potenciales deudores de no hacer frente al pago.

En caso de incumplimiento, el deudor verá cómo se le cierran todas las puertas para entablar cualquier relación comercial o solicitar financiación para la adquisición de cualquier bien o servicio. Además, puede tener afecciones reputacionales para la organización.

Por todo ello, esta cláusula tiene un efecto disuasorio a la hora de plantearse no hacer frente al pago de lo acordado. Todo ello, garantizando el derecho al honor al deudor y el ejercicio de sus derechos ARSOL.

La cláusula en demandas y escritos judiciales

Junto a su función preventiva y protectora en las relaciones contractuales, la cláusula RIJ está siendo también usada en los procedimientos judiciales de reclamación de deuda, con unos muy buenos resultados en las ejecuciones de impagados. Concretamente, ha situado los cobros de impagados en menos de 20 días frente a los más de tres años de media actuales, según la Memoria del Consejo General del Poder Judicial.

Su implementación ha sido posible gracias al aval de jueces y letrados de la Administración de Justicia que están aceptando ya su utilización en juzgados de todo el territorio nacional para hacer el requerimiento de pago y la notificación de inclusión en el fichero de la Abogacía Española vía judicial, bien en la demanda o escrito judicial, de manera gratuita.

                    SUBSCRIBIRSE A LA NEWSLETTER
Te puede interesar
   
Comentarios

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *