Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E) NEWSLETTER

A fondo

¿Cómo afecta la guerra en Ucrania a la actividad de las empresas en todo el mundo?

06 marzo, 2022

El conflicto bélico en Ucrania ha desencadenado varias consecuencias geopolíticas: ruptura de la cadena de suministros, inaccesibilidad o problemas de acceso a materias primas y una inminente crisis de las mismas.

Rusia y Ucrania se encuentran entre los mayores exportadores del mundo de gas natural, petróleo, metales y productos agrícolas cruciales, y sirven de salvavidas para la economía europea. Si la crisis se prolonga podría suponer repercusiones significativas para el suministro de energía en Europa y problemas para la seguridad alimentaria de muchos países.

Dun & Bradstreet, que cuenta con una red internacional, de la que Informa D&B es miembro, que permite acceder a información de más de 400 millones de empresas en todo el mundo, ha publicado el estudio Crisis Rusia-Ucrania – Implicaciones para la economía global y los negocios.

En este detallado informe se analiza la dependencia de las naciones europeas de las materias primas rusas y ucranianas. Así como los efectos de un mal funcionamiento de la cadena de proveedores. También se exploran potenciales escenarios como el impacto en otras partes del mundo, la severidad de las sanciones impuestas a Rusia y las probables contra sanciones rusas.

Tres son las preguntas a contestar:

  1. ¿Cómo se verán alteradas las cadenas de suministro en determinados sectores en países específicos?
  2. ¿Cómo de graves son las sanciones y las contra sanciones? ¿Cuáles son los impactos de las contra sanciones rusas en otras naciones?
  3. ¿Cómo variará el precio y la disponibilidad de materias primas como el gas natural, petróleo, metales y productos agrícolas básicos?

Cortes en la cadena de suministro

La invasión de Ucrania y las subsiguientes sanciones a Rusia pueden tener como resultado restricciones de suministros críticos, incrementos de costes de materiales, una demanda más errática y problemas logísticos y de capacidad.

Industrias afectadas

De acuerdo con los datos de Dun & Bradstreet, Ucrania tiene más de 1,5 millones de negocios activos. Los cinco mayores sectores, que comprenden casi el 80 % del total, son servicios, comercio al por mayor, construcción, sector industrial y agricultura. Entre comercio al por mayor, industria y agricultura suman más de un tercio de todas las empresas ucranianas, que realizan negocios con otras empresas del resto del mundo, y, como resultado, cualquier alteración de sus operaciones puede tener ramificaciones en la economía global.

Por su parte Rusia tiene más de 3,5 millones de negocios activos. Los sectores enmarcados en el top 5, que representan cerca del 80 % del total, son servicios, comercio al por mayor, finanzas, seguros e inmobiliario, construcción y comercio minorista. Probablemente la mayoría pueda ver alterada su operativa si otros países deciden detener sus negocios con entidades rusas, o enfrentar amenazas de ciberseguridad. La expulsión de las instituciones financieras rusas del SWIFT (Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication) probablemente pueda afectar al cashflow de estas firmas.

Russia-Ukraine Crisis

Dependencia de las importaciones

Mientras que Rusia y Ucrania suponen solo el 1,9 % y el 0,3 % del global del valor de las exportaciones de mercancías respectivamente, estos países son los mayores exportadores del mundo de determinadas materias primas. Por ejemplo, Rusia y Ucrania juntas representan el 59 % del total de las exportaciones de aceite de girasol, el 36 % de hierro y acero no aleado y el 26 % de las de trigo.

Los datos de Naciones Unidas muestran que varios países tienen una alta dependencia de las exportaciones rusas y ucranianas. Entendemos que tiene una alta dependencia si más del 50 % del total de sus importaciones de un determinado producto procede de Rusia y Ucrania. Atendiendo a esta definición, 25 países tienen una alta dependencia de trigo y morcajo, 24 de carbón, 16 de gases licuados y 10 de crudo. Muchas naciones de la Unión Europea y de Europa del Este se encuentran entre ellas.

Conexiones internacionales: rutas de suministro

Como muestran los datos anteriores, esto es otra prueba de la interconexión que produce la globalización y la confianza mutua entre los negocios. En el mundo se contabilizan 14.745 relaciones con entidades rusas como proveedores de grado 1 y 7,6 millones de grado 2. Como consecuencia, estamos viendo un efecto en cadena de las sanciones de EE.UU., el Reino Unido y la UE sobre las compañías rusas, favoreciendo un asfisiante debilitamiento de la cadena de suministro.

De acuerdo a los datos de Dun & Bradstreet, al menos 374.000 negocios en todo el mundo cuentan con proveedores rusos. Más del 90 % se localizan en EE.UU. Igualmente, 241.000 tienen proveedores ucranianos, más del 93 % en este caso ubicados en EE.UU. Otros países afectados son Canadá, Italia, Australia, China y Brasil.

Existen al menos 390 negocios en todo el mundo con proveedores críticos en Rusia, entendiendo por proveedores críticos aquellos que suministran mercancías y servicios por al menos 100.000 dólares y representan no menos del 5 % de todas las facturas. Los 5 primeros países que tienen proveedores críticos en Rusia son EE.UU., China, India, Japón y Emiratos Árabes Unidos.

Con proveedores críticos en Ucrania encontramos al menos 210 negocios, siendo los países más expuestos en EE.UU., México, China, Brasil y Canadá.

Los negocios ubicados en estos países ya estaban sufriendo dificultades debido a las restricciones por la Covid-19, que afectaban tanto a la demanda como al suministro, así como por los altos precios del crudo, el gas natural y los minerales.

En el caso de los bienes y servicios, procedentes de Ucrania llegan a al menos 55.000 compañías de todo el mundo, y de Rusia a 92.000. Los países más afectados en el primer caso son EE.UU., China, India, Alemania y el Reino Unido y, por su relación con empresas rusas, EE.UU., China, India, Alemania y el Reino Unido.

Sanciones a Rusia

El impacto de las sanciones financieras desde 2014 sobre la economía rusa ha sido modesto, primero porque más de la mitad de estas sanciones están dirigidas a individuos más que a entidades. Sin embargo, entre las firmas sancionadas, el impacto en sus ingresos, potencial de crecimiento y valoración de activos fue significativo.

Según el informe del Servicio de Investigación del Congreso de EE.UU. “Sanciones sobre Rusia”, las firmas sancionadas perdieron de media un 25 % de sus ingresos de explotación, equivalente a más del 50 % del valor de sus activos y alrededor del 33 % de sus empleados, en comparación con las firmas homólogas no sancionadas entre 2012 y 2016.

Impacto de las nuevas sanciones financieras sobre Rusia

El impacto de las sanciones anunciadas en la semana del 28 de febrero de 2022 son un relevante paso adelante frente a las anteriores, tanto en términos de tipo de sanción como de entidades a las que afectan, que comprenden aproximadamente al 70-80 % del sistema bancario ruso.

Estas sanciones incluyen congelación de activos, bloqueo del acceso a nueva financiación, restricciones en ciertos tipos de transacciones y exclusión de los bancos rusos del sistema de pagos SWIFT. Futuras sanciones financieras comprenderían un uso más extensivo del bloqueo completo contra entidades importantes del sistema. Esto probablemente será extremadamente problemático para el mantenimiento de la actividad diaria ya que:

  • Los bancos rusos realizan diariamente operaciones con divisas por valor de 46 billones de dólares, el 80 % en dólares americanos.

  • Cerca del 84 % de los ingresos por exportaciones rusos llegan en dólares americanos o euros.

Russia-Ukraine Crisis

Al tiempo que se redactaba este análisis, las administraciones europea y americana han impuesto sanciones adicionales al presidente Putin y aprobado, en principio, apuntar al banco central ruso, así como la expulsión de algunas instituciones financieras rusas del SWIFT.

Mientras que las sanciones sobre líderes rusos son en gran medida simbólicas, las sanciones sobre el banco central del país y algunas de sus principales instituciones financieras podrían suponer un golpe terrible, con serias implicaciones para la economía y los negocios.

La OFAC (Office of Foreign Assets Control) ha impuesto sanciones a siete grandes instituciones financieras rusas y a 13 firmas del país de momento. Estas compañías cuentan con vinculaciones, 16.748 empresas, repartidas en 21 países, de acuerdo con los datos de Dun & Bradstreet.

Impacto de nuevas sanciones comerciales sobre Rusia

Además de las sanciones financieras, hay varias sanciones comerciales impuestas el 28 de febrero que pueden tener impactos adversos sobre las firmas operando en Rusia.

Estas sanciones incluyen:

  • El Reino Unido ha vetado a la compañía aérea rusa Aeroflot y ha suspendido las licencias de exportación para productos de doble uso que puedan utilizarse con fines militares. También ha prohibido exportaciones de artículos de alta tecnología y equipamiento para refinerías.
  • Alemania ha interrumpido el proceso de certificado del oleoducto Nord Stream 2 entre Rusia y Alemania.
  • Los EE.UU. han dirigido sus sanciones comerciales contra las firmas de defensa rusas y el sector energético, con una prohibición de exportaciones de material para refinerías. También ha prohibido la venta de aeronaves y equipamiento a aerolíneas rusas.
  • La Unión Europea quiere limitar el acceso de Rusia a productos de alta tecnología y software para frenar el desarrollo de las capacidades militares del país.
  • Japón está frenando las exportaciones de bienes como semiconductores a Rusia.
  • Las medidas de control de exportaciones anunciadas por la administración Biden cortarán más de la mitad de las importaciones de mercancías de alta tecnología y restringirán el acceso de Rusia a aportaciones tecnológicas vitales.

Impacto de estas sanciones

  • La exclusión del SWIFT retrasará los pagos que Rusia recibe por las exportaciones de petróleo y gas.

  • Prohibir las exportaciones de productos de alta tecnología a Rusia, como microchips, podría afectar a la defensa rusa, al sector aeroespacial y a la industria del automóvil.

Posibles reacciones/sanciones desde Rusia

Si las sanciones contra Rusia se alargan y dañan la economía rusa significativamente, Rusia podría reaccionar anunciando contra sanciones que incluyan restricciones en el suministro de crudo y gas natural, así como carbón y metales raros a Europa.

Como Rusia tiene casi monopolizado el suministro de energía, el impacto puede ser devastador para las naciones de la Unión Europea. Materias primas como el gas natural, debido a la proximidad geográfica, infraestructura existente y facilidad de transporte, son difíciles de sustituir a corto plazo.

Igualmente, también dependen del suministro de metales industriales y raros provenientes de Rusia, los sectores aeroespacial y de automoción en Europa del Este.

También hay una alta dependencia de productos agrícolas básicos, como el trigo, la cebada y el maíz, tanto de Rusia como de Ucrania. Si bien estos productos pueden conseguirse en otros países, esto tendrá consecuencias en los precios.

Perturbaciones en los precios de determinadas materias primas e impacto en precios e inflación

Rusia y Ucrania son grandes exportadores a Europa y el resto del mundo de energías (crudo, gas natural, carbón y químicos), metales industriales (ferrosos, no ferrosos y raros) y de productos agrícolas básicos. Entre estos, el crudo, el gas natural, otros minerales, metales industriales y químicos para la industria son suministros esenciales para naciones de la Unión Europea. Cualquier desabastecimiento repercutirá en la presión inflacionaria. Además de causar problemas importantes a los negocios y el consumo globalmente, y particularmente en Europa ya que puede ser difícil encontrar proveedores alternativos.

Materias primas – Vía directa para la inflación y la subida de precios

  1. Energía

Gas Natural: Muchas naciones europeas son altamente dependientes de la energía rusa, concretamente del gas natural. Según el Directorio General de Energía de la Unión Europea, aproximadamente el 41 % de los suministros de gas natural de Europa provienen de Rusia. Aunque una suspensión completa del gas ruso no es probable, incluso cortes menores tendrán un impacto significativo en la seguridad energética europea. Y por ende en la inflación.

Una fuente alternativa podría ser el gas natural licuado, aunque esto puede conllevar problemas de infraestructura y suministro. La capacidad total de la Unión Europea de importación de gas natural licuado es de 157 billones de metros cúbicos por año, aproximadamente el 40 % del total de la necesidad de gas actual, y una mayor demanda puede elevar sus precios en el mercado internacional.

Para agravar el problema, las reservas de gas mundiales están bajas debido a la pandemia y los precios de la energía se han elevado rápidamente, afectando tanto a los consumidores como a la industria.

Crudo: La Agencia Internacional de la Energía estima para Rusia una producción de 11 millones de barriles por día en enero de 2022. De los cuales unos 4,5 millones van a la OCDE en Europa, suponiendo el 34 % de las importaciones europeas de crudo. Cualquier alteración en el mercado supondrá un golpe a los precios en el contexto global. La Agencia Internacional de la Energía cifra en aproximadamente 750.000 barriles por día el crudo que transporta el oleoducto Druzhba a través de Ucrania para proveer a Hungría, Eslovaquia y la República Checa. Rusia también es un suministrador importante de Bielorrusia, Rumanía y Bulgaria, y de productos para la mayoría de los países que formaban parte de la antigua Unión Soviética, incluido Ucrania.

Debido a los problemas que puedan surgir, Dun & Bradstreet estima que los precios del crudo pueden variar en un rango de 100-110 dólares por barril en un plazo muy cercano, disminuyendo gradualmente conforme la situación se clarifique.

  1. Metales Industriales

Rusia y Ucrania lideran la producción mundial de metales como el aluminio, el níquel, el cobre y el mineral de hierro. La falta de suministro de ambos países podría causar la subida de precios y volatilidad.

Rusia ha sido el principal suministrador a Europa de metales raros, como el neón, paladio y platino.

Ucrania también es también una fuente importante de mineral de hierro, manganeso, titanio, galio, caolín, circonio y germanio para Europa y el resto del mundo. Dado que otros proveedores de estos metales, como China, Japón y Sudamérica, están lejos, se ha convertido en un suministrador principal para las industrias europeas.

Las sanciones sobre Rusia ya han incrementado el precio de estos metales. El paladio está un 80 % más caro que hace dos meses. El aluminio, el níquel y el cobre se negocian en precios máximos.

Dado que el níquel es una materia prima esencial en la producción de baterías eléctricas de coches y el cobre es ampliamente utilizado en productos electrónicos y edificación residencial, los negocios relacionados con estos sectores tendrán que enfrentar el alza de costes y posibles alteraciones en la cadena de suministro.

Las industrias automovilística y aeroespacial de EE.UU., la Unión Europea y el Reino Unido dependen del titanio ruso, con pocas alternativas disponibles. Alrededor del 90 % del neón empleado en litografía de microprocesadores se origina en Rusia y encontrar fuentes alternativas será complicado.

  1. Productos básicos agrícolas

Rusia y Ucrania son proveedores clave de productos agrícolas a regiones como Europa, Asia y Oriente Medio y el conflicto puede tener graves efectos en el suministro mundial. Juntas, estas dos naciones suman más del 25 % del comercio mundial del trigo. Sobre el 20 % de las ventas de maíz y el 80 % de las exportaciones de aceite de girasol.

Los precios del trigo han alcanzado los niveles más altos en los últimos 13 años. Además, las perturbaciones en los precios empeorarían la situación al elevar el coste de los alimentos. Especialmente si zonas agrícolas importantes de Ucrania caen bajo el control de las tropas rusas.

Problemas en el sistema de transportes – Vía indirecta para la inflación y el aumento de precios

El gas es esencial para el transporte, así que, las alteraciones energéticas pueden causar importantes consecuencias en la industria.

Aproximadamente el 44 % de la generación eléctrica en Europa se produce con gas natural y carbón, con alrededor del 41 % de las importaciones de gas natural provenientes de Rusia.

Con los problemas con el gas ruso, Europa encara significativas perturbaciones en su red eléctrica. Es difícil encontrar sustitutos ya que los suministros de gas natural licuado se tienen que estirar y podrían estar disponibles solo a precios notablemente más elevados. Esto, unido al fuerte aumento en el precio del crudo, podría tener repercusiones en el sistema de transporte público de las principales ciudades europeas.

Comentarios

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados