Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E) NEWSLETTER

Autónomos, Pymes y Emprendedores

Cómo entender una nómina

14 septiembre, 2023

La nómina es un documento que refleja el sueldo mensual de un trabajador por cuenta ajena, según los servicios prestados a una empresa, así como la cantidad de dinero que se debe deducir en base a distintas contingencias. Entender una nómina, su estructura y sus conceptos, es fundamental.

Conceptos de una nómina

Existen datos comunes a todas las nóminas relacionados con la información personal del trabajador y de la empresa como, por ejemplo, el número de la Seguridad Social, identificación fiscal o dirección.

Otro dato de interés a la hora de comprender los conceptos que se incluyen en una nómina es la fecha de antigüedad. Esta influye en los derechos como empleado y en las obligaciones de la empresa, como sucede con la cantidad a percibir en caso de despido o baja laboral.

Un aspecto útil es el grupo de cotización al que pertenece cada trabajador, el cual viene determinado por la actividad realizada en la organización, y que establece el salario mínimo, las cotizaciones a la Seguridad Social y, a su vez, las pensiones por incapacidad o las prestaciones por desempleo.

Salario bruto

El salario bruto se compone principalmente de:

Salario base

Cantidad referenciada a la categoría profesional del trabajador y que muchas empresas fijan mediante convenio colectivo o por el salario mínimo interprofesional.

Otros devengos

Son mejoras y complementos salariales basados en el rendimiento del trabajador, habilidades especiales o efectos de una negociación. Este apartado incluye las horas extraordinarias realizadas.

Cabe destacar que un trabajador puede percibir devengos no salariales como dietas, complementos de transporte o indemnizaciones por traslado o despido. Y estos ingresos están exentos de IRPF y no cotizan a la Seguridad Social.

¿Qué conceptos componen las deducciones?

Al devengo total deben aplicarse deducciones por Seguridad Social e IRPF.

Las deducciones de la Seguridad Social se dividen en:

  • Contingencias comunes o situaciones en las que un trabajador no puede desempeñar sus funciones (enfermedad, accidente, jubilación, maternidad, entre otras), con una retención del 4,70% sobre la base de cotización de contingencias comunes, la cual varía según el sector laboral al que se pertenezca.
  • Deducción por desempleo, aplicándose un 1,55% sobre la base de cotización de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales si el contrato es indefinido, en prácticas, de relevo, de interinidad o de discapacidad; o un 1,60% en el caso de contratos de duración determinada.
  • Las deducciones por Formación Profesional suponen un 0,1% sobre la base de cotización de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.
  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es el pago a Hacienda que la empresa hace por adelantado en representación del trabajador. El importe de retención depende del tipo de contrato y de la situación personal.

Tras la aplicación de estas deducciones al salario bruto se obtiene el salario neto, que refleja la cuantía total que el trabajador percibe por su trabajo.

Formato de la nómina

El formato general de una nómina está regulado por la normativa vigente, con una estructura y un contenido mínimo ineludible, que incluye:

  • Datos identificativos de la empresa, dirección del centro de trabajo y código de cuenta de cotización en el que está el trabajador incluido.
  • Datos básicos del trabajador, identificación (NIF y número de la Seguridad Social), antigüedad en la empresa, grupo profesional y grupo de cotización.
  • Periodo de liquidación al que corresponde dicha nómina.
  • Detalle de las percepciones salariales y extrasalariales que componen la retribución bruta del trabajador.
  • Detalle de las deducciones que se practican sobre el salario bruto, según la legislación vigente.
  • Líquido a percibir o salario neto, ya que la nómina acredita el pago de salarios pendientes al trabajador en un periodo concreto.
  • Detalle de las bases de cotización de la nómina, junto con el de las bases de IRPF.
  • Lugar de emisión, firma y sello por la empresa y trabajador. La firma del trabajador no es necesaria si el pago de la nómina está realizado a través de medios bancarios demostrables.

 

Comprender los elementos y cifras integrantes de una nómina facilita a los trabajadores una percepción más real de sus ingresos. Además, contribuye a prevenir o resolver inconvenientes ligados a cantidades que no se corresponden con lo estimado o retenciones que no son las adecuadas.

                    SUBSCRIBIRSE A LA NEWSLETTER    
Comentarios

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *