Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E) NEWSLETTER

Mundo Informa

KYC: cómo preparar sus procesos para el futuro

28 marzo, 2024

Neil Isherwood es especialista en Riesgo y Compliance de Dun & Bradstreet

¿Cómo están cambiando las obligaciones de KYC (know your customer o conoce a tu cliente) y cuáles son las implicaciones para las empresas?

Vivimos en un entorno que cambia rápidamente en términos de blanqueo de dinero, donde los delincuentes, estafadores, etc. siempre encuentran nuevas lagunas que explotar, por lo que las normas KYC deben cambiar constantemente para seguir su ritmo.

Las barreras comerciales, las sanciones y una situación económica general incierta presentan a los equipos de compliance desafíos que luchan por superar. Las multas por incumplimientos de KYC aumentaron un 50% solo en 2022, y un banco se enfrenta a sanciones de hasta 2.000 millones de euros por no combatir adecuadamente el blanqueo de dinero.

En la UE y el Reino Unido, las empresas que deben realizar la diligencia debida con sus clientes se denominan “entidades obligadas”. Además de los servicios financieros tradicionales, la UE está ampliando esta definición para incluir empresas como proveedores de criptoactivos, clubes de fútbol de primer nivel y comerciantes de artículos de lujo, todos los cuales pueden ser potencialmente explotados por delincuentes que buscan mover riqueza ilícita.

La última directiva AMLD6 (sexta directiva en blanqueo de capitales) de la UE amplió la definición de lavado de dinero para incluir delitos que resultan de una “falta de supervisión y control”, además de imponer penas más severas.

Algunas empresas que ahora se consideran entidades obligadas aún no han comprendido plenamente su necesidad de contar con procesos KYC sólidos que determinen el beneficiario último y la fuente final de fondos. Incluso cuando lo hacen, puede resultar difícil acceder a los datos necesarios para conocer a sus clientes.

El año pasado, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó que hacer público el beneficiario último de las empresas representaba un riesgo para la privacidad individual.

¿Cuáles son los principales desafíos en el contexto de «conoce a tu cliente»?

Incluso cuando los datos están disponibles, encontrar una forma eficiente y automatizada de acceder a ellos puede resultar muy difícil.

La información a menudo se divide en varios registros nacionales de empresas, la mayoría de los cuales requieren un pequeño pago para acceder. Las empresas más antiguas y más grandes suelen tener procesos manuales engorrosos para lograr esta recopilación de datos, corriendo el riesgo perpetuo de que esos datos caigan en silos.

También existe el enorme problema de los falsos positivos, que ocurren cuando un individuo o una transacción legítima se marca erróneamente como un riesgo potencial. Cuando sucede, analistas humanos deben verificar manualmente estos falsos positivos, lo que a menudo es una tarea lenta dado que una persona puede figurar muchas veces en los registros de la empresa como director, accionista o controlador importante, y cada envío se almacena como una pieza de información separada.

Es esta cuestión de los falsos positivos la que provoca la respuesta más emocional de nuestros clientes: se sienten abrumados por la complejidad de diferenciar un nombre de otro.

«El proceso tradicional de KYC (conoce a tu cliente) suele ser una revisión periódica. La mayoría de las entidades obligadas utilizan un ciclo de uno, tres o incluso cinco años. Mucho puede cambiar en ese tipo de períodos de tiempo, por ejemplo, las recientes sanciones a Rusia y la volatilidad económica asociada. Como tal, los ciclos de presentación de informes largos pueden significar que toda la diligencia debida debe repetirse desde cero.»

Neil Isherwood

¿Cómo pueden las empresas superar este desafío?

En Dun & Bradstreet abogamos por un enfoque basado en riesgos y perfiles que aproveche los datos externos. Por ejemplo, utilizamos información biográfica para determinar si es probable que un «John Smith» sea igual a otro «John Smith». Una vez que sabemos eso, nos permite rastrear los vínculos entre las diversas empresas de John Smith, garantizando que los clientes no tengan que repetir el proceso KYC cada vez que se encuentren con la misma persona.

Del mismo modo, nuestros números D-U-N-S® son identificadores únicos que distinguen entre empresas con nombres similares y respaldan la reducción de silos de datos entre flujos de trabajo y funciones en toda una empresa.

El proceso tradicional de KYC suele ser una revisión periódica. La mayoría de las entidades obligadas utilizan un ciclo de uno, tres o incluso cinco años. Mucho puede cambiar en ese tipo de períodos de tiempo, por ejemplo, las recientes sanciones a Rusia y la volatilidad económica asociada. Como tal, los ciclos de presentación de informes largos pueden significar que toda la diligencia debida debe repetirse desde cero.

¿Cuáles son los beneficios del KYC perpetuo?

Perpetual KYC (o conocimiento continuo o perpetuo del cliente) adopta un enfoque proactivo basado en datos. Los cambios en los registros de la empresa se marcan para que el cliente pueda tomar una decisión KYC basada en ese único cambio, casi en tiempo real. Si John Smith ingresa a la junta directiva de una empresa y se descubre que no tiene relación con personas sancionadas o expuestas políticamente, y no es objeto de informaciones adversas, la relación conserva su estatus KYC verde.

Esto también evita los picos en la diligencia debida que son comunes en ciclos de varios años y fusiona los pasos necesarios para comprender quién dirige, controla y se beneficia financieramente de una empresa.

En última instancia, el conocimiento continuo o perpetuo del cliente significa ahorros significativos en términos de costos, tiempo y evitar pérdidas de negocios. La velocidad de incorporación es un diferenciador competitivo para las empresas de servicios financieros cuando se trata de atraer nuevos negocios, y existen grandes diferencias entre la rapidez con la que los nuevos bancos agresivos pueden lograr esto en comparación con las instituciones más antiguas. Algunas cuentas exclusivamente digitales se pueden abrir con solo 24 clics y en 2 días, en comparación con 80 o más y 30 días en instituciones más longevas.

Entonces, ¿por qué no todas las empresas lo utilizan?

En algunos casos, existe una inercia que surge de la falta de voluntad para repensar los sistemas y los flujos de trabajo. Bien puede ser que una determinada parte del proceso haya sido centralizada, mientras que las partes anteriores desempeñan funciones diferentes. Por ello, es posible que un departamento en particular no sea responsable de todo el flujo de incorporación y, por lo tanto, no pueda controlarlo o mejorarlo sin un acuerdo interfuncional más amplio. Los clientes también pueden no tener claros en el análisis los puntos fuertes y débiles relativos a los proveedores en lo que se ha convertido en un mercado saturado.

¿Y cómo cree que la integración de datos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) cambia las cosas?

Cada vez más, los clientes necesitan saber cómo se está desempeñando su cadena de valor en términos de factores ESG, en particular las emisiones de carbono. Se ha convertido en parte de la evaluación general de riesgos.

Desde nuestro punto de vista, tiene sentido que Dun & Bradstreet sea una ventanilla única que pueda ayudar a nuestros clientes con toda la gama de evaluaciones de riesgos que necesitan realizar, incluidas las ESG.

De hecho, los datos en general son fundamentales para que las empresas comprendan no solo los perfiles de riesgo de sus clientes, sino también las oportunidades para maximizar el potencial de la asociación establecida con ellos y generar valor.

 

Artículo original de DUN & BRADSTREET

                    SUBSCRIBIRSE A LA NEWSLETTER
Te puede interesar
   
Comentarios

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *