Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E.)

Gestión financiera

¿Qué son los ficheros positivos de solvencia?

12 febrero, 2020

Beneficios de la información positiva

A la hora de pedir un crédito, empresas, autónomos y particulares se enfrentan a un proceso de escrutinio y control. Las entidades financieras buscan determinar si cumplen con los requisitos necesarios para que se les conceda el dinero y el tipo de interés aplicable. Uno de los criterios con los que se evalúa el riesgo es la aparición en los registros de morosos. Estos registros determinan si has sido un mal pagador y tienes deudas pendientes. Sin embargo, cada vez más voces reclaman el uso de los ficheros positivos de solvencia en España. O, lo que es lo mismo, la lista de los buenos pagadores.

¿Qué son los ficheros positivos de solvencia?

Hasta ahora, la evaluación del riesgo se ha venido realizando en base a los registros de morosos, los ficheros que muestran las deudas impagadas de posibles clientes. Los bancos comparten sus datos de impago para impedir que otras entidades financien a los clientes morosos. Si un nombre aparece en uno de estos ficheros, las puertas a la financiación se cierran. Sin embargo, estas listas no dicen quiénes son los buenos pagadores y, de hecho, tan sólo incluyen deudas pasadas que tienen pendientes. Por tanto, un autónomo puede tener un pago pendiente por algún contratiempo determinado. Aunque hoy en día su situación de endeudamiento y pago sea buena, el banco no tiene forma de saberlo, por lo que no le otorgará el préstamo.

Por supuesto que comprobar los registros de morosos es importante, pero los ficheros positivos de solvencia vienen a completar el marco de información. Estos documentos permiten conocer la situación actual de endeudamiento de una persona y su capacidad de asunción de nuevos préstamos. Estos documentos dan acceso a todo su historial crediticio para evaluar su comportamiento y capacidad de pago. Algunos de los datos que se recogen son las deudas pendientes o las operaciones de crédito activas en un plazo de hasta cinco años. También el número de préstamos vigentes y anteriores, los patrones de pago o los activos y pasivos del usuario.

Casos de éxito

La creación de estas listas de buenos pagadores es habitual en Estados Unidos, Reino Unido y otros países europeos, así como en países de África o América Latina, pero todavía no están implantadas en España. Con ellas se ha comprobado que los índices de morosidad se reducen, ya que los bancos cuentan con más herramientas para dar el dinero a aquellas personas que pueden pagarlo y solo en la cantidad de la que pueden responsabilizarse.

En el caso de las empresas, servicios como Informanager permiten tener acceso a más de 7 millones de experiencias de pago, tanto positivas como negativas, de empresas españolas para poder gestionar el riesgo comercial.

Oportunidades para usuarios y bancos

La generalización de los ficheros positivos de solvencia permitiría aumentar el flujo de crédito, en general, y en concreto a autónomos y pymes. Si con el sistema actual la concesión de créditos es reducida por falta de garantías de pago, los ficheros positivos de solvencia permiten hacer una valoración mucho más precisa y se podría otorgar crédito a estos actores.

Así mismo, el contar con datos más exactos permite ajustar el tipo de interés a cada situación, pagando una cantidad mayor sólo aquellos que presentan un mayor riesgo. En la actualidad, al no poder diferenciar entre buenos y malos pagadores, se aplican altos tipos de interés a todos los solicitantes. Estas listas positivas benefician tanto a los clientes, que pueden obtener más crédito y con mejores condiciones, como a las entidades bancarias, quienes pueden mejorar la calidad de sus carteras de clientes y realizar previsiones menores para impagos.

Los bancos, gracias a estos ficheros positivos, pueden evitar el sobreendeudamiento de los clientes. Con esta información tendrían acceso tanto a datos actuales del cliente, reduciendo de nuevo su propio riesgo al realizar un préstamo.

Si bien algunas voces reclaman que compartir la información de un buen cliente puede llevar a que la competencia intente robarlo, también supone un reto y una propuesta de mejora: los bancos tendrán que mejorar sus productos para fidelizar a los usuarios.

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados