Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E.)

Autónomos, Pymes y Emprendedores

Los 6 objetivos que un emprendedor debe tener siempre presentes

14 septiembre, 2020

¿Qué objetivos definiste para tu negocio a principios de año? Echando la vista atrás, la situación ha cambiado tanto y tan rápido que parece evidente que las metas y propósitos de entonces se han quedado obsoletos.

Y es que establecer los objetivos es un proceso en constante cambio, que debe ir revisándose y adaptándose a las nuevas circunstancias.

Es un trabajo que tiene que adecuarse a cada proyecto. No obstante, existen algunos objetivos que cualquier emprendedor o autónomo debería tener presente en todo momento.

Estrategia, estrategia y estrategia

Uno de los errores más comunes en el que caemos todos los emprendedores y autónomos es dedicarnos en cuerpo y alma a la parte operacional del trabajo y descuidar la estrategia.

El día a día nos come, perdemos la perspectiva global y vemos solo el árbol en vez de tener una visión general del bosque. La estrategia es el camino a seguir para que todo ese trabajo tenga un sentido y un resultado.

Por eso, no hay que perderla de vista. Y más aún, en momentos de incertidumbre donde la crisis económica amenaza, trazar diferentes caminos y sondear nuevos escenarios nos ayudará a reaccionar a tiempo y protegernos ante lo que pueda ocurrir.

Cada cierto tiempo, por ejemplo, trimestralmente, es necesario revisar la dirección que se está tomando y los objetivos generales para ser capaces de virar de rumbo ante las nuevas situaciones. Estrategia y flexibilidad se convierten en los conceptos clave.

Estar al día

Hay que estar informado de lo que ocurre a tu alrededor. Cuáles son las tendencias, las previsiones económicas, políticas y sociales. El análisis PESTEL permite identificar lo que ocurre en el entorno y los rápidos cambios que estamos sufriendo a diferentes escalas.

Es imprescindible que estemos al día de la actualidad, bien informados y dispuestos a adelantarnos a las novedades y tendencias.

Salud financiera

El control de los números y las cuentas del negocio es un aspecto tan fundamental como muchas veces olvidado. Hacer a la vez de comercial, técnico, contable y un sinfín de especializaciones más no es sencillo.

Una buena salud financiera requiere primero información y control de lo que está ocurriendo en nuestro negocio.

Y ya en este punto muchos flaqueamos. Indicadores básicos como el margen de beneficio, el periodo medio de cobro, el umbral de rentabilidad, o simplemente los gastos e ingresos deben estar dominados y definidos. Toda esta información te permite conocer en qué punto estás y hacia dónde te diriges.

Delegar

Seguimos el hilo de la idea anterior. No se puede saber de todo y nuestro tiempo es limitado, pero el negocio así lo requiere.

Por este motivo delegar es una de esas cosas en las que, desde un principio, aunque resulte difícil, hay que empezar a pensar. Recurrir a un gestor financiero es uno de los primeros pasos de muchos autónomos y emprendedores, pero hay más opciones.

Párate a pensar qué tareas son las más alejadas de tu actividad, cuáles te pesan más, son repetitivas o simplemente le dedicas un tiempo que querrías aplicar a otra cosa.

Delegar es la manera de crecer, de ir soltando el plano más operacional y enfocarte en el núcleo esencial de tu negocio, en la estrategia y las decisiones que marcarán la diferencia.

Digitalización

Que las nuevas tendencias del mercado pasan en gran medida por la digitalización es algo que todos hemos escuchado estos últimos meses. Y es que llevar el negocio a un plano online ofrece la posibilidad de obtener visibilidad, de vender sin límite geográfico y de dar un servicio que de otra forma no sería posible.

¿Hay que tener presencia online? Si, pero una presencia cuidada y con estrategia. Ten en cuenta que una web no garantiza ningún resultado, es solo el punto de partida.

Porque la digitalización de un negocio es mucho más que una página web. Es una nueva manera de comunicar y de ofrecer confianza, es la integración de la omnicanalidad, es la reestructuración de los procedimientos y los costes.

Es, en definitiva, aplicar una nueva estrategia de procesos, marketing y comunicación al proyecto. Todo esto puede ser abrumador, por lo que hay que ir poco a poco, construyendo los embudos de venta y definiendo las acciones para darse a conocer. Si es posible, no está de más buscar apoyo en expertos del sector.

El riesgo de la digitalización, si no canalizas bien el esfuerzo, es que acabes gastando mucho tiempo y dinero y no obtengas los resultados esperados.

Gestión del tiempo

La gestión del tiempo es uno de los aspectos que más se nos resiste como autónomos. Solemos dedicarle jornadas interminables, sin apenas días de descanso y con vacaciones escasas. Y con este ritmo, la productividad se resiente.

Por eso, aprender a gestionar el tiempo, a tener un control de la dedicación a las distintas tareas y clientes y saber desconectar es una de las habilidades emprendedoras o soft skills más importantes.

Adoptar hábitos saludables de descanso, comidas y desconexión te permitirá ser más eficiente en el trabajo, más ágil y creativo.

Cada proyecto tiene su propio rumbo y sus necesidades. Por lo que sus objetivos generales se deben adecuar a las características y valores internos. Pero la singularidad de cada uno no nos puede hacer olvidar que vivimos en la era digital donde la flexibilidad, la transversalidad y la adaptabilidad son habilidades que se convierten en imprescindibles para cualquier empresa.

No pierdas de vista estos 6 objetivos generales y empieza a darle forma a tu estrategia. Y si no sabes bien por donde empezar, en este artículo te doy 50 ejemplos de objetivos de un negocio para que puedas comenzar a trazar tu plan de acción.

 

También te puede interesar

Qué son los objetivos SMART y cómo aplicarlos en tu empresa

Los KPI y los KBI, los indicadores que querrás conocer

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados