Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E.)

General

Storytelling en el marketing: 3 consejos para vender emociones

20 septiembre, 2021

No es un secreto que vivimos en un universo interconectado en el que es mucho más fácil llegar a personas de distintas partes del mundo a través de un móvil o un ordenador, sin embargo, es una tarea casi heroica conectar de verdad. Hacer que te vean.

Todos los días competimos con empresas y marcas que crean productos o servicios similares al nuestro y los bombardeamos con información en nuestra página web y redes sociales para llamar su atención, pero la competencia es tanta y el tiempo para conquistarlos con nuestro mensaje tan limitado, que muchos de ellos no nos leen y perdemos la oportunidad de captar a un posible cliente potencial.

¿Qué pasa con nuestro contenido? – preguntamos. ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Será que el contenido no está claro?, ¿que no estamos mostrando debidamente las características de nuestro servicio o producto, o simplemente que la gente a la que le hablamos no quiere comprar?

Qué tal si en lugar de seguir haciéndonos estas preguntas, mejor pensamos qué podríamos hacer para solucionarlo.

Yo te propongo cambiar el enfoque con el que creas contenido para tu empresa o marca y empezar a utilizar el poder de una buena historia.

Te explico.

¿El storytelling en el marketing de contenidos? 

El contenido sigue siendo el rey, aunque muchos quieran matarlo. Pero no cualquier tipo de contenido. Estamos en la era del marketing emocional.

Tus clientes no compran solo los productos o servicios que vendes sino emociones.

Compran experiencias, compran la idea detrás de tu producto, compran lo que dichos servicios les hace sentir. Así que no es una buena idea centrarnos únicamente en las características, sino profundizar en la experiencia y los beneficios.

Y el storytelling es una de las mejores maneras de compartir y vender esas ideas de forma sencilla, cercana, natural y mucho más personal.

Pero, ¿qué es el storytelling?

El storytelling es un arte. Por eso muchos lo llaman «el arte de contar historias». El significado que tiene su denotación en inglés es story (historia) y telling (contar), y si lo definimos más a fondo, podría decirte que es un proceso o técnica en donde usamos la narración o estructura narrativa para comunicar y entregar un mensaje.

Aplicamos el típico inicio, nudo y desenlace que todos aprendimos en el cole, contamos con la presencia de un personaje principal que tiene un problema muy parecido al de tu audiencia, un obstáculo que debe superar, un mentor que lo apoya en su camino (tu marca) y una solución que lo lleva finalmente a la solución. No sin antes terminar con la enseñanza aprendida, que es la moraleja.

¿Por qué importa en el marketing?

Porque además de sonar bonito tiene su explicación científica, que en resumen está en:

  • Activar las neuronas espejo de nuestros lectores/clientes al verse reflejados en nuestras historias.
  • Relajarlos, por lo que están más abiertos a entender el propósito de nuestro contenido y empatizar con nosotros de una forma más emocional.
  • Humanizar nuestras marcas y generar confianza, lo que te diferencia de otras empresas que hacen aparentemente lo mismo que tú, pero que no son tú ni conectan con la misma destreza.
  • Y fidelizar, lo que te ayuda a crear una comunidad sólida y fuerte que crea en tu marca y vender de forma constante y no momentánea.

También podría agregar que…

  • Nuestro cerebro no reconoce si estás leyendo, escuchando, viendo o viviendo una historia. Por eso procesamos y conectamos la información de la misma manera.
  • La oxitocina, que es la hormona de la felicidad, se activa, por lo que es más probable que tu cliente esté más abierto a tomar una decisión de compra a tu favor.
  • Y los datos y estadísticas se olvidan pero las historias no, lo que aumenta la recordación.

Ahora que ya has visto en este pequeño resumen el potencial del storytelling en el marketing, te voy a dar 3 consejos para que aprendas a crear un contenido más emocional.

1.   Entiende las motivaciones de compra de tus clientes

La mayoría de empresas creen que entienden realmente por qué compran sus clientes. Si vendes cremas antiarrugas, por ejemplo, puedes pensar que tu cliente lo hace porque se esmera por cuidar su piel o quiere evitar nuevas arrugas, pero quizá la motivación final que hace que se decida a comprarla, sin importar el precio, es porque quiere comprar la juventud.

En mi caso, que vendo servicios de escritura, tengo presente que mis clientes no solo compran los textos que hago, sino “posicionar mejor en Google”, “llegarle a la audiencia correcta”, “plasmar su mensaje de forma emotiva pero estratégica.”

Hay que ir más allá y entender realmente cuál es la emoción que detona ese “sí” inmediato en la respuesta del cliente, porque detrás de toda compra hay una razón lógica y otra emocional.

Nuestro deber a la hora de crear contenido es hablarle a ambas.

2.   Ten presente la situación actual de tu cliente y su problema

Nadie se puede interesar al 100% por tu producto o servicio si no siente que lo necesita con urgencia.

Tienes que hacerle sentir que le estás hablando directamente a él o a ella.

Nuestro contenido tiene la misión de despertar la curiosidad de nuestros lectores o posibles clientes y hacer que sientan que los entendemos, qué sabemos cómo están y cuáles son los problemas que los mantienen alejados de sus sueños o de la manera en la que quieren vivir.

Para ello, es importante que describas una situación similar a la que vive tu cliente. (Asegúrate de haber hecho una investigación previa y saber muy bien quién es tu buyer persona), y dejar claro que tú también entiendes su problema. Ya sea porque lo has vivido, porque has ayudado a otros a superarlo o porque tienes el arma secreta para encontrar su solución.

3.   Crear una transición, solución y moraleja

Si ya has descrito la situación actual de tu cliente, has mostrado que entiendes cuál es su problema o “punto de dolor” y has despertado la curiosidad de seguir leyendo, es momento de pasar a la transición, justamente la manera en la que tu empresa, como mentor, puede ayudarlo a lograr su objetivo: el beneficio de tu producto o servicio.

En este punto es importante que, a través de la historia, reflejes cómo puede pasar de su situación actual al escenario positivo que quiere vivir, y cómo tu producto o servicio lo puede ayudar a lograr ese cambio.

  • Sin transición no hay cambio.
  • Sin cambio no hay soluciones.
  • Y sin soluciones no hay enseñanzas o tips que compartir con tu comunidad.

Recuerda que tu tarea es crear experiencias.

Transformar sus problemas en anhelos, sus puntos de dolor en fortalezas y facilitar su vida reduciendo todos los obstáculos que puedan encontrar en el camino.

Te podría dar muchísimos más consejos de Storytelling para que apliques en tu estrategia de marketing de contenidos, pero estoy segura de que estos 3 consejos básicos pero útiles te van a ayudar.

Como ves, el storytelling en el marketing sí importa. De hecho, grandes marcas y emprendedores reconocidos son la prueba de que es el ingrediente secreto de los negocios más queridos y exitosos del planeta.

Sobre la autora

Échale un vistazo a mi página web para que aprendas más sobre el tema y conozcas más de mi trabajo.

También te puede interesar

¿Qué es el Data Storytelling?

Entrevista con Isidro Sánchez-Crespo: Marketing sensorial e innovación disruptiva

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados