Una web de INFORMA D&B S.A.U. (S.M.E.)

General

El ratio de eficiencia y otros cálculos de utilidad

07 julio, 2020

Conocer, calcular y saber interpretar los ratios financieros es clave para la toma de cualquier decisión empresarial. Por ello, éstos son algunos ratios financieros que debes conocer.

Ratio de eficiencia

El ratio de eficiencia es el indicador del mercado para calcular la productividad de las instituciones financieras, el cual relaciona los ingresos obtenidos con los gastos necesarios para conseguirlos, en un periodo de tiempo determinado.

Se expresa en porcentaje y es el cociente entre los gastos de explotación y el margen bruto. La entidad bancaria será más eficiente cuanto menor sea el porcentaje resultante. Ratio de eficiencia = costes de explotación / ingresos

Los gastos de explotación son los que tiene la entidad en un ejercicio de su actividad. Los podemos agrupar en gastos de personal, gastos generales u “opex” (del inglés Operational expenditures) y dotaciones por amortización.

Por su parte, el margen bruto son los ingresos que genera la entidad en su actividad. De entre ellos, resultan relevantes los ingresos recurrentes o “core”, que incluyen el margen de intereses y las comisiones. El margen bruto también incluye la contabilización de las operaciones financieras o ROF, junto con otros ingresos.

Sobre el margen de intereses, podemos decir que es la diferencia entre los ingresos y los costes financieros o, también, la diferencia entre la rentabilidad de un activo y los intereses necesarios para financiarlo.

En cuanto a las comisiones, son los importes que cobran los bancos por la prestación de algún servicio.

Un concepto equivalente al ratio de eficiencia son las mandíbulas operativas, ya que comparan las evolución de los ingresos y los gastos de explotación. Podrán ser positivas (si los ingresos son mayores que los gastos) o negativas.

Return on equity o ROE

Este es el ratio más utilizado para obtener la rentabilidad. Se calcula dividiendo el beneficio neto por los fondos propios e interesa particularmente a los inversores, ya que determina la capacidad generadora de valor de una entidad para sus accionistas, sobre todo si se vincula a su coste de capital.

Es una manera de conocer cómo se emplean los capitales de una empresa: a mayor ROE, mayor rentabilidad.

También vale la pena destacar que la comparativa de ROE entre empresa se aconseja cuando son del mismo sector, compartiendo una mismas condiciones sectoriales del rendimiento de capitales.

Return on tangible equity o ROTE

El ROTE valora el patrimonio tangible y se calcula dividiendo el beneficio neto por los fondos propios, pero excluyendo elementos intangibles, como por ejemplo el fondo de comercio.

Este indicador es una evolución del ROE y, por lo anteriormente indicado, el ROTE siempre será superior al ROE.

ratios financieros finanzas

ROA o ROI

El ROA (Return On Assets) o ROI (Return on Investments) mide la relación entre el beneficio logrado en un determinado período y los activos totales de una empresa. Este ratio no tiene en cuenta las fuentes de financiación ni la carga fiscal nacional de cada caso, con lo cual mide la capacidad de los activos para generar renta por ellos mismos:

ROA = Beneficio obtenido por la empresa antes de intereses e impuestos / Activos Totales

En este caso, el ROA resulta útil para la comparación de empresas dentro del mismo sector, ya que la rentabilidad puede variar notablemente en empresas de diferentes sectores.

Ratio de solvencia

El ratio de solvencia relaciona el activo y el pasivo, y mide la capacidad de la empresa para hacer frente al pago de todas sus deudas y obligaciones.

Un valor óptimo de este indicador sería en torno al 1,50. Cuanto menor sea este dato, más desconfianza generaremos a los acreedores.

Ratio de endeudamiento

Indica la relación, en porcentaje, de la deuda respecto al pasivo total de la empresa. Es decir, nos indica la dependencia de la organización de los recursos ajenos, una vez se ha descontado el patrimonio neto.

En términos generales, la horquilla recomendable sería entre un 40% y un 60%. Si superamos el 60%, la dependencia de recursos ajenos es demasiado alta. Si estamos por debajo del 40%, posiblemente los recursos propios no son usados eficientemente.

Para profundizar sobre estos temas te recomendamos estos artículos relacionados:

Escuela financiera: el ratio de rentabilidad económica

Qué es el ROI y cómo calcularlo

Escuela financera: EBITDA

Escuela financiera: el ratio PER

Qué es el WACC y para qué sirve

Escuela financiera: el ratio Pay Out

Escuela financiera: el ratio de endeudamiento

Comentarios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados